Kankurua



Un pueblo sin cultura es un pueblo sin pasado y sin futuro, ya lo decía el libertador “ Un pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción”. El pueblo indígena, nuestros verdaderos antepasados se anteponen a la desaparición sistemática de nuestros actos a través de su arte, vivencia milenaria cada vez más atropellada por la modernidad y el afán incesante de la avaricia.

El pueblo Arhuaco es muestra de ello, su nombre es sinónimo de lucha y coraje, su vitalidad y su fuerza es plasmada en cada punzada para mostrarle a la sociedad que están más vivos que nunca. Su sello personal es símbolo de distinción y clase en cualquier parte del planeta, sus diseños sencillos pero a la vez complejos dejan boquiabiertos a propios y extraños conocedores del arte.

Esta cultura portátil se pavonea por el mundo dejando huella de calidad y buen gusto, se trata de la tan anhelada mochila Arhuaca. Al hablar de ello se debe hacer con respeto y mucha calma ya que conlleva a la representación de un pueblo que ha luchado y seguirá luchando frente a la amenaza del modernismo. Los Arhuacos, ika o ijka, son un pueblo amerindio que habita la vertiente meridional de la Sierra Nevada de Santa Marta Colombia.

Este pueblo es conocido por su organización dinámica y política, habitan en los valles de los ríos Piedras, San Sebastián de Rábado, Chichicua, Ariguaní y Guatapurí en un resguardo reconocido por el Estado Colombiano sobresaliendo su principalmente Nabusimake su asentamiento central.

Los Arhuacos son un pueblo profundamente espiritual y conocedor de su propia filosofía, que tiene un carácter globalizante. Creen en la existencia de un Creador y Gran Padre, Kakü Serankua, del cual provinieron los primeros dioses y seres materiales.

En 1916 los Arhuacos solicitaron al gobierno enviar maestros para enseñar lectura, escritura y matemáticas, pero en vez de esto enviaron a misioneros Capuchinos del centro del País, que cuatro años después ya atropellaban la cultura indígena, e intentaron prohibirla a los niños, estableciendo un régimen de terror en un internado que denominaban “orfanato”. También establecieron trabajos obligatorios, razón por la cual los indígenas pidieron inútilmente que los retiraran de la región.

En 1943 los políticos de Valledupar, los misioneros y el Ministerio de Agricultura expropiaron sin indemnización la mejor tierra de Nabusimake para hacer una granja agrícola del estado. Los indígenas lucharon contra esto y formaron en 1944 la Liga de Indios de la Serra Nevada, que fue ilegalizada en 1956 por el gobierno militar.

En 1972 fue conformado el cabildo Gobernador, que resultó una forma de organización adecuada para resistir y defender los valores y tierras indígenas. Los indígenas reorganizados lucharon por la salída de los Capuchinos, lo que lograron en 1983, después de ocupar pacíficamente las instalaciones de la misión el 7 de agosto de 1982.

La mochila es su principal argumento para mostrarse como forjadores de arte , son las mujeres Arhuacas que emprenden está tarea sin desmallar, esta página se convierte en el puente para dar a conocer la verdadera prenda cultural de la sierra en reconocimiento a nuestros indígenas que luchan con las imitaciones carentes de calidad. Por eso cuando uses una verdadera mochila Arhuaca estas contribuyendo a la subsistencia de una cultura y al porvenir de un pueblo.





1. Trasquilar el ovejo: Este oficio es realizado tanto por el hombre o por la mujer arhuaca. Se agarra el ovejo y con la ayuda de una tijera se va cortando la lana. Los colores más comunes en los ovejos son: café, gris, blanco y negro. Y un color al que se le ha denominado como carnero, que es de una tonalidad rojiza, resultado de un cruce se ovejo con el carnero de la península de la guajira.

2. Lavar la lana: Esta actividad se hace con el jabón comúnmente utilizado para el lavado de la ropa, muchas veces a l orilla de los ríos. Al lavarla, la lana se expone al sol para que se seque.

3. Escarmenar la lana: Después de secarse la lana se reúne toda la familia, las abuelas, maternas y paternas, mamás e hijas, jóvenes, niñas y niños y todos colaboran con la escarmenada de la lana.

4. Hilar la lana: Este oficio se hace con ayuda del HUSO, que es el instrumento con el cual se va hilando la lana, éste objeto se constituye en una herramienta fundamental y personal de cada mujer.

5. Doblar en dos: Después de tener toda la lana hilada se hacen dos bolas de igual tamaño y se procede a unirlas en dos. Con la ayuda del huso se hace el proceso de corchar la lana.

6. Inicio de mochila: La mochila se inicia con un nudo y dando puntadas en dos, este proceso se llama “ crecido”, mediante él se va dando amplitud al tejido y consistencia a la base de la mochila para que no se encoja hasta llegar al diámetro deseado.

7. Gasa o colgadera de la mochila: Se elabora con los mismos colores de los hilos que lleva la mochila. Y al estar terminada la gasa, se une al cuerpo de la mochila y este producto queda totalmente terminado.




::Copyright © 2010 IT and Services. Todos los Derechos Reservados::